Rivamadrid.es utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando así la navegación por la web. La legislación europea nos obliga a pedir su consentimiento activo antes de emplear dicha información. Por favor, les rogamos lea nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD y pulse en aceptar para poder seguir el proceso de navegación en la web.

Más información Entendido

Hacia una economía circular

Cada vez son más las voces que cuestionan el modelo de desarrollo de nuestra sociedad

Hacia una economía circular

Publicada:

Cada vez son más las voces que cuestionan el modelo de desarrollo de nuestra sociedad, por los riesgos que supone para la sostenibilidad económica y medioambiental. Y aunque nos parezca que esta discusión es una cuestión teórica alejada de nuestra realidad, lo cierto es que muchas de las cosas que hacemos cada día pueden ayudar a cambiar ese modelo de desarrollo. Si después de leer lo anterior te estás preguntando “¿qué puedo hacer yo?” te invitamos a zambullirte en este reportaje.

Rediseñar, Reducir, Reutilizar, Reparar, Renovar, Recuperar, Reciclar. Conceptos que seguramente has escuchado con frecuencia y que, aunque tal vez no lo supieras, son los principios de la Economía Circular. Un modelo de crecimiento y desarrollo basado en la sostenibilidad y que sitúa al medio ambiente en el centro de todo el proceso. ¿Cómo?

  1. Utilizando menos recursos
  2. Para generar menos residuos
  3. Y limitar las necesidades energéticas

¿Te unes al movimiento circular?

Comencemos por explicar qué significa y, sobre todo, qué modifica la economía circular respecto al actual modelo de producción y consumo, nacido de la revolución industrial. Un modelo que está provocando en muy poco tiempo el agotamiento del Planeta, debido a la desmesurada producción de residuos y el crecimiento exponencial de las emisiones contaminantes. Un modelo que sigue un esquema lineal y que requiere de abundantes recursos para:

Extraer -> Fabricar -> Consumir -> Tirar

La economía circular no es una teoría sesuda elaborada por infinidad de expertos científicos después de una larga y tediosa investigación. Es mucho más sencillo que eso, se trata de una alternativa basada en la observación de la naturaleza. Un modelo también conocido como de “la cuna a la cuna” que pone en práctica los conceptos contenidos en las 7 “R” de las que hablábamos al principio (Rediseñar, Reducir, Reutilizar, Reparar, Renovar, Recuperar y Reciclar).

Me sumo a la economía circular desde el hogar

Nuestros comportamientos y hábitos ciudadanos influyen directamente en el cuidado o deterioro de nuestro entorno. Te invitamos a sumarte al movimiento circular con algunas acciones y hábitos muy sencillos.

  • Olvídate de usar y tirar. Comienza a utilizar pañuelos o servilletas de tela en lugar de toallitas o aquellos fabricados en papel. Igual que ha ocurrido con las bolsas de plástico, cada día más en desuso, esa también puede ser una alternativa.
  • Reparar antes que tirar. La ropa, los zapatos, incluso los electrodomésticos y los aparatos tecnológicos. Alrededor de la economía circular ha nacido un sector de la reparación cada vez más especializado y profesional. ¿Contribuyes a su crecimiento?
  • .Las segundas partes, ¿nunca fueron buenas?. Nosotros creemos que sí. Multitud de aplicaciones y plataformas nos facilitan que podamos compartir, vender o comprar productos de segunda mano. ¡Apúntate!
  • Apaga el interruptor. Y reduce tu gasto energético. Se nos ocurren varias maneras para lograrlo: sustituye progresivamente tus viejas bombillas por otras de bajo consumo; utiliza electrodomésticos como la lavadora o el lavavajillas cuando estén llenos... Y siempre que tengas que renovarlos, busca la calificación energética más eficiente.
  • Envoltorios fuera. Cuando vayas a hacer la compra elige productos a granel o con mínimos envoltorios, y prefiere siempre aquellos productos que empleen materiales reciclables. Y utiliza el tradicional método de la “lista de la compra”, para adquirir solo lo necesario y evitar tirar comida.
  • Residuo “0”. El mejor residuo es el que no se genera. Partiendo de esa premisa, te animamos a “re-cocinar” la comida que sobra, lo hacen hasta los mejores cocineros. De la misma manera, te recomendamos rechazar los documentos en papel y sustituirlos por formatos digitales.
  • ¿Compostar?. Un buen porcentaje de lo que acaba en el cubo de la basura es materia orgánica que podemos convertir en abono. Si tienes espacio en una terraza o un jardín, plantéate crear un huerto urbano y utilizar tus residuos como abono.
  • La última opción: reciclar. La economía circular convierte en nuevas materias primas lo que hasta ahora se consideraban desechos. No obstante, una vez que un producto ha llegado al final de su vida útil es muy importante reciclarlo y gestionarlo adecuadamente. ¡Ayúdanos con eso!

La economía circular requiere de la colaboración, el compromiso y la co-responsabilidad de todos. Ideas como las anteriores pueden ayudarnos a adoptar hábitos de comportamiento más sostenibles y respetuosos con el medio ambiente. ¡Anímate y ponlos en práctica!

Experiencias en economía circular

Last minute en alimentación

Las grandes superficies y cadenas de alimentación mantienen unos estrictos controles de venta respecto a los productos con fecha de caducidad. Para evitar el enorme despilfarro en este tipo de alimentos, se han puesto en marcha algunas iniciativas que se dedican a la venta de productos muy próximos a caducar, con la fecha de consumo preferente ya vencida o incluso productos mal envasados o etiquetados de forma incorrecta pero que siguen siendo aptos para su consumo. Por supuesto, el precio de estos productos es muy inferior al habitual. De este modo, infinidad de productos son re-aprovechados evitando que terminen en la basura.

Tómalo prestado

Igual que funcionan las bibliotecas para el préstamo de libros, hay ciudades en las que existen library of things, lugares donde se pueden coger prestados diferentes productos para su uso puntual a un bajo coste. ¿De qué hablamos? Desde herramientas para utilizar en el hogar hasta tiendas de campaña. Cosas que utilizamos en contadas ocasiones y no es necesario que tengamos en propiedad.

¿Vaqueros de alquiler?

La moda cada día es más fugaz. Las grandes corporaciones multiplican sus colecciones y la ropa queda desfasada con enorme frecuencia. Pero existen soluciones que promueven la economía circular. Por ejemplo, el “alquiler” de prendas durante un tiempo. Una vez transcurrido el período establecido, los vaqueros o la prenda utilizada bajo esta modalidad podrá ser adquirido o devuelto a la tienda para que pueda ser reutilizado en la fabricación de otros artículos.

Viaje de ida y vuelta

La venta de productos de segunda mano está muy extendida. Existe entre particulares y es muy común, cada vez más, en tiendas y plataformas en las que los productos adquiridos poseen la garantía de un año. Una protección más para los consumidores que se inclinan por la sostenibilidad y la reutilización y que colaboran en la promoción de una cultura ‘en círculo’.

Save the food

Otra iniciativa muy interesante es la que han puesto en funcionamiento algunas plataformas online que relacionan a restaurantes, servicios de catering y cafeterías, para que al final del día la comida que les ha sobrado termine en tu hogar y no en el cubo de la basura. ¿Cómo funciona? La plataforma te muestra los restaurantes más cercanos y te ofrece los menús o platos en oferta para que puedas realizar el pedido y recoger en el restaurante a la hora convenida.

C/ Mariano Fortuny, 2

28522 Rivas Vaciamadrid

TOP