Loading...

Por qué Reducir plásticos de un sólo uso

El Día Mundial sin pajita se celebró el pasado 3 de febrero para poner el foco en reducir el uso de plásticos de usar y tirar.

Por qué Reducir plásticos de un sólo uso

Publicada:

Las pajitas son un solo artículo que no representa más que el 0,025 de los plásticos que llegan a los mares, sin embargo, es tan fácil dejar de utilizarlas o sustituirlas que se ha convertido en todo un símbolo contra los plásticos de un solo uso.

Según Greenpeace, en España se consumen al día 13 millones de estos pequeños cilindros y en Europa más de 36.500. Lo que nosotros tardamos una bebida en desechar, la naturaleza tarda 500 años en biodegradar. Además, contamina los océanos y puede causar la asfixia en animales marinos.

Las pajitas son un caballo de batalla pero la verdadera guerra es contra todo los plásticos de un solo uso: bolsas de plástico, botellas de plástico de un solo uso, bricks, latas de bebidas, removedores, cápsulas de café desechables, vasos y cubiertos de usar y tirar, entre otros.

¿Por qué no utilizar pajitas y otros plásticos de un solo uso?

Muchas de las pajitas que se utilizan escapan al ciclo de reciclaje porque se suelen usar en envases para llevar, y se tiran en cualquier sitio, muchas veces al suelo, de ahí que te las puedes encontrar en playas, calles y espacios públicos.

Los plásticos representan entre 60% y 80% de los residuos encontrados en los océanos.

Una pajita en la naturaleza puede ser un elemento letal. Se calcula que cada año mueren al menos 1 millón de aves marinas, 100 mil mamíferos marinos y tortugas por culpa del plástico.

Las pajitas y demás plásticos liberados producen un grave problema de salud ambiental en los ecosistemas, tanto al medio inerte (agua, suelo y aire) como a los seres vivos. Cuando pensamos en ello, nos viene a la mente la famosa “isla de plástico” del Pacífico y el sufrimiento de animales atrapados en redes de pesca y otros residuos plásticos, generándoles profundas heridas o incluso, la muerte por asfixia. Pero el problema se acentúa cuando se degrada descomponiéndose en fragmentos más pequeños (microplásticos) que son ingeridos por aves, peces y mamíferos, produciéndoles graves problemas de salud incluso la muerte debido a intoxicaciones, bloqueo intestinal, malformaciones y afecciones hormonales, etc. Sin olvidar que este plástico es introducido en la cadena alimentaria hasta llegar al ser humano, al ingerir otros organismos que previamente fueron contaminados por estas sustancias nocivas que se mantienen durante años.

La pajita es un plástico no necesario y, si lo necesitas, hay alternativas con un impacto ambiental mucho menor.

¿Qué hacer?

Búsqueda de alternativas fabricadas con materiales biodegradables o al menos que permitan varios usos.

No utilizar envases de usar y tirar en medida de lo posible.

Si los utilizamos, reciclarlos tirándolos en el contenedor amarillo.

Reducir plásticos de un solo uso está en nuestras manos.

C/ Mariano Fortuny, 2

28522 Rivas Vaciamadrid

TOP