Rivamadrid.es utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando así la navegación por la web. La legislación europea nos obliga a pedir su consentimiento activo antes de emplear dicha información. Por favor, les rogamos lea nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD y pulse en aceptar para poder seguir el proceso de navegación en la web.

Más información Entendido

Limpieza viaria: Cuando el método condiciona los tiempos

Limpieza viaria: Cuando el método condiciona los tiempos

Limpieza viaria: Cuando el método condiciona los tiempos

Publicada:

Las medidas adoptadas durante el estado de alerta sanitario han ralentizado el servicio. Queremos que los vecinos conozcan las razones de esto.

La limpieza viaria de la ciudad de Rivas Vaciamadrid está dividida en 36 rutas. Estos recorridos están organizados para optimizar la utilización de recursos y de tiempo. La limpieza de las calles se mantiene con dos actividades básicas: barrido y lavado.

Existen dos mecanismos para realizar el barrido:

Barrido manual: Es la forma más tradicional, se utilizan carros de limpieza, con cubos de basura y herramientas manuales (cepillos, palas, etc.). Nuestra plantilla recorre las calles barriendo y recogiendo los residuos del suelo. Este tipo de barrido se realiza sólo en las aceras, ya que está prohibido que los operarios bajen a la calzada.

Barrido mixto: Esta segunda forma utiliza herramientas mecánicas. Las rutas son recorridas a pie por operarios que, utilizando sopladoras, van acumulando la suciedad en pequeños montones, en la calzada. Estos montones son aspirados por los vehículos que acompañan a los trabajadores. Esta opción permite recoger la suciedad de aceras y calzadas, ya que los vehículos poseen cepillos giratorios con los que van barriendo mientras circulan.

Para el lavado también existen dos mecanismos:

Baldeo mixto: Se realiza a mano, utilizando camiones hidrantes con mangueras, controladas por nuestros operarios que, caminando al lado del camión, pueden controlar la dirección y la intensidad del chorro de agua, guiando la suciedad hasta las alcantarillas o zonas de remanso para su posterior recogida.

Baldeo mecánico: Estos mismos camiones, (cubas) tienen dos boquillas que proyectan un chorro, como dos cañones de agua, que pueden ser controlados con un mando por el conductor del vehículo. La desventaja de este método es que es efectivo para llevar la suciedad a las bocas de desagüe sólo cuando no hay vehículos aparcados, ya que, si la calzada no está libre, la suciedad se queda acumulada entre las ruedas de los coches. Este tipo de baldeo se usa principalmente en el polígono, y se ha utilizado en este período de alerta sanitaria para realizar baldeos de desinfección con hipoclorito sódico.

En notas anteriores hemos comentado muchas de las medidas de protección adoptadas para proteger a nuestro personal y a todos los habitantes de la ciudad. Con el estado de alerta sanitaria también hemos tenido que modificar algunos procesos para cumplir las indicaciones del Ministerio de Salud.

Uno de los cambios que más han incidido en nuestra eficiencia fue la recomendación del barrido húmedo como mejor opción, desechando el uso de sopladoras, por lo que debimos suspender el barrido mixto y cubrir todas esas rutas mediante el barrido manual y los baldeos. Esto, sumado a que una parte de la plantilla permanece de baja por pertenecer a grupo de riesgo (personas mayores, o con patologías crónicas, etc.) nos está obligando a manejar otros tiempos para la realización de los trabajos.

En el cuadro de debajo se muestran las diferencias que ofrece el uso de cada metodología:

C/ Mariano Fortuny, 2

28522 Rivas Vaciamadrid

TOP