Rivamadrid.es utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando así la navegación por la web. La legislación europea nos obliga a pedir su consentimiento activo antes de emplear dicha información. Por favor, les rogamos lea nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD y pulse en aceptar para poder seguir el proceso de navegación en la web.

Más información Entendido

Limpieza de Pintadas

Limpieza de Pintadas

 Limpieza de Pintadas

Publicada:

Con cada memoria anual de actividades, desde Rivamadrid podemos evaluar cómo van cambiando las necesidades de la ciudad para adaptar la gestión de los diferentes servicios que prestamos. Hoy hablamos de la Limpieza de Pintadas.

El servicio de Limpieza de Pintadas se encarga de quitar las inscripciones que ensucia el mobiliario de la ciudad o las paredes, ya sean públicas o residenciales. Es un servicio que se activa a solicitud de los vecinos, cuando detectan una pintada que se quiere eliminar, o directamente, cuando es localizada por nuestro personal.

Cada vez que nos toca entrar en acción registramos lo que hacemos, la cantidad de metros cuadrados sobre los que operamos y el tipo de espacio sobre el que se encuentra la pintada, paredes, suelo o mobiliario urbano.

Con los resultados de la memoria de 2018, hemos realizado un análisis comparativo de los últimos años.

Los números muestran cierta estabilidad en las superficies que necesitaron limpieza y repintado.

En el apartado de mobiliario, las pintadas en los bancos decaen levemente mientras que las que aparecen en papeleras y señales casi se duplican.

Las horas invertidas en la limpieza de estos objetos van creciendo año a año, y no parece haber una solución al tema de los grafitis, aunque ya que se han realizado campañas de concientización ciudadana. El próximo año analizaremos, junto con el ayuntamiento, policía y otras instituciones del municipio, cómo trabajar para reducir los comportamientos incívicos de algunos pocos vecinos.

¿Qué es el grafiti?

El grafiti, según el diccionario de la RAE, se define como “Firma, texto o composición pictórica realizados generalmente sin autorización en lugares públicos, sobre una pared u otra superficie resistente”.

La historia del grafiti podría remontarse a los albores de la humanidad, si consideramos que eran esto los dibujos marcados con incisiones en las rocas, o las pinturas rupestres, en las que se pintaba con los dedos, con instrumentos o soplando pigmentos sobre las manos, para crear los primeros stencil*.

Breve historia

Se dice que en la antigüedad ya existían grafitis en las calles. Se han encontrado inscripciones en muchas ciudades de la antigua roma. En las paredes de una de las más reconocidas, Pompeya, pueden leerse frases publicitarias, insultos destinados a vecinos, declaraciones de amor o ideas sobre filosofía.

Pero cuando nos referimos a grafitis, generalmente nos estamos refiriendo a un movimiento relativamente moderno, que comienza en la década de 1960 en Filadelfia y se extiende muy pronto a Nueva York, donde se dan las famosas pintadas en los trenes del metro. A mediados de la década de 1990 el fenómeno se masifica, asociado a la cultura hip-hop, y llega a casi todos los rincones del mundo.

El grafiti ha ido evolucionando, y existen varios estilos diferentes que van desde la firma (“tag” o etiqueta) en la que el grafitero sólo pone su nombre, hasta la elaboración de murales u obras que expresan una idea o un sentimiento con una técnica más elaborada.

Hay grafitis que muestran una creatividad digna de admiración y aplauso, utilizando muy diversas técnicas y materiales (busca “arte urbano” en internet para ver numerosos ejemplos). Hay casos en los que el grafiti nos ha invitado a pensar de forma diferente (busca “pintadas de la revuelta estudiantil de París en mayo del 68”). Existen muchas obras que son una forma de expresar una visión crítica del mundo. Y también hay obras que saltan de la calle a las galerías para convertirse en objetos de culto o de inversión

Si son arte, ¿Por qué los borramos?

Nuestra posición como empresa de servicios de Rivas Vaciamadrid es muy clara y simple: los derechos de cada uno deben ejercerse sin vulnerar los de los demás. En este caso la libertad de expresión no puede prevalecer sobre el derecho de los vecinos de que las paredes de sus casas y los espacios y edificios públicos estén libres de ultraje.

Cabe mencionar que, en nuestro municipio, en varias ocasiones, se han puesto edificios, infraestructuras y superficies específicas a disposición de los interesados en expresarse mediante el arte del grafiti (obras y murales).

Lo que no puede considerarse una forma de “expresión artística” es el firmado (o tagging) de espacios públicos y mobiliario urbano. El único mensaje de las firmas es que alguien estuvo allí para ensuciar un bien de todos.


* El stencil es una técnica que aún utilizan los grafiteros actuales, consiste en utilizar una plantilla recortada a través de la que se proyectará pintura. Se coloca sobre la superficie y se pinta, la pieza deja pasar la pintura en sus partes huecas o reteniéndola en las otras, logrando fijar un motivo de una forma muy rápida.
C/ Mariano Fortuny, 2

28522 Rivas Vaciamadrid

TOP